RETRO F1: Aquaplaning en Japón del 1976

En aquella temporada 1976, la fórmula 1 visitaba por primera vez el país nipón, y se vivió uno de los Grandes Premios más recordados de la historia de la competición, en el que James Hunt se coronó campeón del mundo. En el mismo, Niki Lauda, recién regresado tras la milagrosa recuperación tras el trágico accidente que sufrió en el trazado alemán de Nurburgring, se retiró tras dos vueltas bajo un impresionante diluvio, con una pista llena de charcos y regueros que no hacían sino recordarle al austriaco lo sucedido en Alemania meses atrás. Junto a él, otros muchos se negaron a salir, y, aunque todos los pilotos comenzaron la carrera, la baja visibilidad y las posibilidades de aquaplaning hicieron que varios pilotos, incluido el austriaco, se retiraran en las primeras vueltas. Pero, ¿qué es el archifamoso aquaplaning y cómo se produce?

motorpasion.com

El aquaplaning es la pérdida de agarre en la carretera, tanto de tracción como de dirección, que se provoca por el deslizamiento de los neumáticos sobre la superficie de una pista mojada. Esto sucede cuando la banda de rodadura de uno o varios neumáticos no es capaz de dispersar suficiente agua proveniente del asfalto. La posibilidad de tracción y de control del monoplaza se ven reducidos según la superficie de contacto también lo hace.

neumaticos-uniroyal.es

A medida que el neumático se va desplazando en una dirección, el patrón dibujado en los neumáticos extremos de lluvia evacúan el agua de la pista, permitiendo que las gomas tengan contacto directo con el asfalto. Es por esto que el aquaplaning se produce frecuentemente cuando en situaciones de lluvia los monoplazas calzan slics o ruedas intermedias.

autopista.es

Sin embargo, los neumáticos de lluvia extrema, diseñados para las condiciones más difíciles, son capaces de atravesar el agua incluso a grandes velocidades. No obstante, en el caso de que se crucen los charcos de agua en la dirección del neumático, se crea una balsa de agua que puede desencadenar en una completa pérdida de tracción.

En el caso concreto de la Fórmula 1, se dan dos casos que resultan peligrosos: el primero es que el agua se estanque entre el neumático y el asfalto o entre el suelo del coche y la pista, ya que una vez perdido el agarre debido al aquaplaning es muy difícil, por no decir imposible, volver a recuperarlo.

El otro caso que puede darse es que un coche “despegue” del suelo debido a la capa de agua acumulada sobre la pista. Esto se debe a que el fondo plano está situado lo más cercano posible del asfalto debido a razones puramente aerodinámicas, aumentando de este modo el riesgo del aquaplaning. Es por esto que existe una llamada configuración lluvia, en la que los equipos aumentan la altura del chasis para disminuir este riesgo, y que, claramente, va en detrimento de la carga aerodinámica del coche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s