Opinión: ¡Maldita seguridad!

En una era donde la seguridad es imperante y uno de los baluartes de los que sentirse orgulloso en el Motorsport, se está empezando a atisbar una miopía sobre los límites de esta seguridad sabiendo que en cada palmo de circuito el piloto se juega su vida.

Este artículo ni mucho menos es una crítica a las medidas de seguridad, quiero dejar claro que cada elemento que incremente, de la forma más ínfima, la seguridad de los pilotos tendrá mi apoyo. El problema es cuando ese recelo por la seguridad pasa unos límites y acaba perjudicando el espectáculo, e incluso la propia seguridad.

Los dos párrafos anteriores en los que les he introducido este artículo van para que ustedes entiendan que las escapatorias, los límites de la pista hoy en día son uno de los mayores problemas en cada evento que se disputa. Estamos viendo cada vez más como se modifican curvas y zonas enteras para que las escapatorias sean “más seguras”. Ese entrecomillado viene a enfatizar que estas modificaciones en muchos de los casos solo hacen que los errores de los pilotos no se paguen caro, para nada interviene en el paradigma de la seguridad. Lejos además de volver a estas viejas escapatorias parece que la FIA está buscando la solución colocando bolardos.

Nos trasladamos a Italia, la Lombardía, circuito de Monza. Circuito emblemático y rápido donde los haya, con muchas carreras a sus espaldas y de un sinfín de categorías, pero que está viendo como pasa de ser un guepardo feroz a un gato doméstico, si me permiten la comparación. El caso más flagrante es el de la última curva, la archiconocida Parabólica donde los pilotos sentían mariposas en el estómago segundos antes de encararla, sabían que ahí estaba el ser más rápido o retroceder puestos en la parrilla.

Hoy en día esa sensación apenas queda como un vestigio del pasado. Antes al inicio una fina capa de césped y tras ella, un mar de grava que podría poner fin a tu carrera si quedabas varado en él, el piloto decidía si frenaba cinco metros después y aceleraba tres segundos antes con la mente puesta de que si se equivocaba las consecuencias serían fatales. Actualmente, tenemos una perfecta escapatoria de asfalto donde el error no tiene consecuencias más allá del tiempo perdido.

Aquí unas imágenes de antes y su nuevo estado:

Parabolica Monza  @F1
Parabolica Monza @F1
Parabolica Monza  @F1
Parabolica Monza @F1

Personalmente tuve la posibilidad de hablar con Andy Soucek justo en la pista italiana, y me decía exactamente eso. Habían subido los pianos, la Parabólica asfaltada y chicanes como la archiconocida Ascari lejos de aquella grava y hierba que la copaban antaño. El propio piloto afirmaba que restaba mucho encanto a un trazado que era muy seguro y que hubiese escapatorias de este tipo, para nada ponían en un mayor peligro a los pilotos.

Otro circuito perteneciente al calendario de Fórmula 1, de momento, es el Circuit de Barcelona-Catalunya que este invierno, preparando los test de pretemporada de la categoría reina del automovilismo, nos enseñaba como el césped daba paso a unas pequeñas franjas de asfalto pintadas de verde en la subida de la Moreneta. Este caso es aún más flagrante porque no jugaba ningún papel la seguridad, es una mera remodelación del tramo que despenalizará los fallos de los pilotos. El mismo circuito ya ha tenido cambios en su zona final, uno de ellos quitar la grava en el penúltimo recodo (según el trazado sin chicane final), que tuvo trágicas consecuencias durante el GP de Catalunya de motociclismo hace unos años.

Si cruzamos el charco, tenemos otro circuito que añadió un poco de asfalto a la salida de una de sus curvas que para nada mejoraba la seguridad y que según mi punto de vista de nuevo vuelve a hacer que los pilotos deban ser menos precisos. Es el caso de Laguna Seca y la curva a la que hago alusión es la que precede a la subida del Sacacorchos, antes alargada por un fino piano blanco y el desierto tras él. Ahora la franja de asfalto es más ancha pudiendo ir más largo en dicho punto.

Un caso extremo de esto lo tenemos en Paul Ricard, un auténtico mar de asfalto coloreado con esas franjas rojas, azules y blancas por los exteriores de la pista. Pero aquí debo romper una lanza a favor del circuito en sí, porque su remodelación fue como trazado para test y es por ello por lo que tiene tecnologías tan avanzadas como un sistema de regadío para simular condiciones de mojado. Pero si se usa como pista de carreras, me gustaría que tuviese grava e hierba para que tenga algo de reto.

D9v_AbRXkAEDG54
@F1

Otro cantar es la calidad de carreras que veamos en esa pista, pero como dice el refranero español: “Eso es harina de otro costal”. Lo que si viene a colación de todo esto son polémicas recientes que bajo mi parecer se habrían diluido con las escapatorias que he venido defendiendo.

Bien, pongámonos en situación, somos Daniel Ricciardo subidos en el Renault y queremos adelantar a Lando Norris en la última vuelta del GP de Francia. Si hubiese hierba o grava, deberíamos levantar el pie porque de lo contrario pisaríamos el exterior perdiendo el control del coche. Sin embargo, en la carrera, al no haber ese tipo de escapatorias, Ricciardo adelantó por fuera y fue sancionado con cinco segundos, por lo que perdió más posiciones de las que hubiese perdido levantando el pie.

Cabe pensar, ¿Por qué aun habiendo asfalto no levantó el pie? La respuesta bajo mi punto de vista es sencilla, porque no había peligro. El adelantamiento podría haber acabado sin sanción y es esa posibilidad de salir indemne hace que el piloto no frene o levante el pie.

Un caso más reciente es el de Max Verstappen y Charles Leclerc en el Gran Premio de Austria. La famosa curva del adelantamiento tenía una inmensa escapatoria de asfalto.

Verstappen y Leclerc en Austria
Verstappen y Leclerc en Austria @F1

Todo el foco de la jugada se ha centrado en si Verstappen deja o no espacio, ahí no voy a entrar porque no nos atañe, pero si la defensa de Leclerc. El monegasco intenta defenderse por fuera sabiendo que Max le intentaría estrangular porque en la anterior vuelta él se protegió del holandés aguantándole en el exterior de la curva. Si en lugar de asfalto, pusiéramos hierba o grava Leclerc no apuraría tanto o no de esa forma el exterior de la pista en busca de la defensa.

Como conclusión, este artículo se basa en mis propias opiniones y suposiciones que jamás encontrarán después porque el pasado no se puede reescribir. Pero si mira la foto que encabeza este texto es el conocido popularmente como “Sanganchao” por la expresión de Gonzalo Serrano en la retransmisión del GP de China de 2007. Hoy en día esa puzolana no existe porque han colocado asfalto en ella ¿Qué hubiese sido de nuestras vidas (y de aquel mundial) si aquellos gritos no se hubiesen producido y el error de un joven Hamilton, no hubiese tenido consecuencias?

Aun así le invito a usted, estimado lector, que se haga la siguiente pregunta y reflexione sobre la misma para ver si llega al mismo punto que yo: ¿De verdad es más seguro una escapatoria de asfalto que una de grava?

Mi respuesta ha sido no, la grava para mi además de un componente penalizar muy claro como les he expuesto, es capaz de frenar completamente el coche. En cambio, un coche que tenga problemas de frenos en una escapatoria de asfalto impactará contra las protecciones sin reducir apenas la velocidad. Por ello quiero acabar con el título de este escrito: ¡Maldita seguridad!

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s