RETRO F1: 1000 Carreras de Fórmula 1 (1950-2019) – Primera Parte –

Éste fin de semana, la Fórmula 1 se viste de gala en el Circuito Internacional de Shangai, China, ya que celebra su carrera número 1000.

Mucho tiempo pasó desde que Giuseppe Farina mirara a todos desde lo más alto del pódium en el circuito de Silverstone, Inglaterra, siendo así el primer ganador de la máxima categoría. ¿El último? Lewis Hamilton días atrás en Sahkir, Baréin.

 

Hablar de Fórmula 1 es recordar a cientos de pilotos, campeones o no que han dejado su huella imborrable por su paso en la categoría reina del automovilismo. Pero no solamente la F1 se basa en pilotos, los circuitos y los equipos han sido un condimento esencial en la conformación de este “gran circo mundial” que ha sido la Fórmula 1.

Haciendo un recorrido por éstos años de nuestro querido deporte del motor, encontramos tantos nombres que, leer uno es recordar cientos de anécdotas en cada pista, así por ejemplo podemos mencionar a algunos campeones como Juan Manuel Fangio, Alberto Ascari, Giuseppe Farina, Jackie Stewart, Niki Lauda, Ayrton Senna, Michael Schumacher, Kimi Räkkönen, Sebastian Vettel, Mika Hakkinen, Fernando Alonso, Jody Scheckter, Damon Hill, Jacques Villeneuve, Jenson Button, Nico y Keke Rosberg, John Surtees, Denny Hulme, Jochen Rindt, Nelson Piquet, Jim Clark entre otros.

 

Pero también es importante mencionar pilotos que hicieron historia al correr en la Fórmula 1 pero no lograron la tan ansiada corona de campeón, entre ellos podemos encontrar al polaco Robert Kubica, Ralf Schumacher, Jules Bianchi, Juan Pablo Montoya, David Coulthard, Rubens Barrichello, Carlos Reutemann, Clay Regazzoni, José Froilán González, Pedro Rodríguez, Gilles Villeneuve, Jarno Trulli, Vitaly Petrov, Felipe Massa, Olivier Panis, Jochen Mass, Nick Heidfeld, Louis Chiron, John Love, Ronnie Peterson, Stirling Moss o Mark Webber.

Muchos son los pilotos que han vivido éstas 1000 carreras, pero nada podrían hacer si no existieran los circuitos o los equipos y es ahí donde la mente vuelve a viajar a lo más profundo de nuestros recuerdos para que grandes y pequeños recuerden equipos como Minardi, Arrows, Jordan, Jaguar, Tyrell, Lotus, Ferrari, Alfa Romeo, Mercedes, McLaren, Cooper, Brabham, Matra, Brawn, Renault, Ligier, Prost, Benetton, Williams, Red Bull, Spyker, Force India, HRT, Caterham, Midland, Virgin, Sauber, BAR, Stewart, Footwork, Fondmetal, Lola, entre otros.

 

Como mencionábamos también no podemos tener equipos y pilotos de F1 si no contamos con un espacio donde éstas veloces máquinas puedan mostrar todo su poderío y es por ello que es menester mencionar y recordar algunos circuitos que han pasado por la basta historia de la máxima categoría, son Magny Cours, Paul Ricard, Hockenheimring, Zandvoort, Estoril, Sahkir, Montreal, Bakú, Shangai, Melbourne, Singapur, Spa, Suzuka, Mónaco, A1 Ring, Sochi, Indianápolis, Adelaida, Buddh, Donington Park, Imola, Estambul, Hungaroring, Jeréz, Interlagos, Yeongam, Oscar y Juan Gálvez, Sepang, Nürburgring, Sebring, Yas Marina, Valencia, entre otros.

Hecho este resumen de todo lo que ha vivido la F1 demos comienzo con el especial de RETRO F1 en el que recordaremos algunas carreras que han dejado su huella década por década.

DÉCADA DE 1950: LOS INICIOS DE LA FÓRMULA 1: Fangio y su épica victoria en Alemania 1957:

Juan Manuel Fangio siempre se caracterizó por ser un piloto calculador y comedido, que afirmaba que su objetivo era ir lo más despacio posible para ganar. Pero el 4 de agosto de 1957, vencer implicaba desafiar los límites del infernal Nordschleife.

 

La historia de los Grandes Premios germanos está plagada de sucesos remarcables, e incluso, determinantes a la hora de forjar la leyenda de este fascinante deporte.

En el largo trazado de Nürburgring -unos asombrosos 22.81 km-, debían darse 22 vueltas para cubrir un total de 501,820 kilómetros de recorrido, una distancia que dista mucho de la que se recorre en la actualidad: alrededor de 300 kilómetros.

 

Si debemos resumir a la historia de éste Gran Premio, debemos decir que se basó en “cuestión de gomas”. El problema radicaba en que Maserati calzaba neumáticos Pirelli, por los Englebert de los monoplazas de Maranello. Maserati había tenido problemas de agarre durante todo el fin de semana, con el consiguiente desgaste prematuro de sus cubiertas. El calor no hacía sino acrecentar las deficiencias de Pirelli en este circuito. Guerino Bertocchi -jefe de mecánicos- acordó con Fangio una táctica agresiva consistente en realizar una parada en boxes que los Ferrari, por su parte, no harían.

Todo iba según el plan previsto por Bertocchi y Fangio, pero los problemas empezaron en el repostaje. Los 29 segundos que había conseguido en la pista desaparecieron junto con otros 19 debido a los nervios producidos por una rueda atascada.

Cuando Fangio salió a pista se encontraba en la tercera posición de una carrera que le podía dar el título y a diez vueltas del final. Durante los dos siguientes giros, se lo tomó con calma, circunstancia que indujo a Ferrari a mostrar a sus pilotos tranquilidad en las pizarras, convencidos de que nada podía arrebatarles el doblete. Pero la realidad era que Juan Manuel asentaba sus gomas en vísperas de lanzar un ataque que entraría en los anales del automovilismo mundial. A ocho vueltas del final contaba con una desventaja de 51 segundos. Y el milagro empezó a gestarse.

 

Tras tres horas y veinte minutos estos tres pilotos entran en la última vuelta separados por escasos metros y con un murmullo de asombro en el paddock del circuito, en Maserati todos contienen la respiración expectante mientras que, en Ferrari, sus miembros hacen lo mismo, pero casi incapaces de creer lo que están viendo.

Pocos metros después, Collins se ve superado por el argentino, al final de la recta de tribunas, en la curva Norte. En ese momento únicamente Hawthorn separa a Fangio de su quinto título mundial. Pero no sólo de eso, también de escribir con letras de oro en el libro de las leyendas del automovilismo, una vez más.

Completamente ausente de lo que le rodea, Fangio se concentra en la conducción, en el circuito y en su objetivo: ese bólido rojo que traza las curvas delante de él titubeante, como consciente de que nada podrá hacer para evitar ser rebasado. Y así es, Fangio lo adelanta entre Adenau y Fuchsrohre, enfervorizando al público presente en el circuito. Poco después cruza la meta con algo más de tres segundos sobre Hawthorn y unos abismales treinta y cinco segundos sobre Collins.

 

Ese día el argentino había dado una lección de pilotaje, aunque siendo consciente de que había tomado demasiados riesgos. Aquella carrera significó para él el inicio de su retirada, que se produjo al año siguiente.

DÉCADA DE 1960: GRAN PREMIO D’ITALIA 1969: Todo se resolvió en las últimas curvas. “Finale Incredibile”.

La Temporada 1969 de Fórmula 1 se disputó entre el 1 de marzo y el 19 de octubre de 1969. Se disputaron un total de 11 carreras, en lugar de las 12 previstas, pues los pilotos boicotearon el GP de Bélgica al no hacerse cargo los dueños del circuito de los gastos derivados por las medidas de seguridad exigidas por los pilotos. Jackie Stewart ganó su primer título.

 

Debido a las buenas actuaciones de la temporada anterior, Matra decide retirar su escudería para centrarse exclusivamente en su cliente Matra International, dirigida por Ken TyrrellJackie Stewart gana el título fácilmente al volante del Matra MS80, que corrige las debilidades del coche de la temporada anterior. El título se convirtió en la primera victoria general de un constructor francés, y el único conseguido con un chasis construido completamente en Francia. El logro fue más remarcable teniendo en cuenta que empezó a participar en la Fórmula 1 el año anterior. En la segunda mitad de la temporada, Jacky Ickx consigue la victoria para Brabham en Alemania y Canadá, aunque finalmente Stewart gana con autoridad el Campeonato con 63 puntos, frente a los 37 de Ickx.

Tras varios accidentes a causa de la peligrosidad de alerones y estabilizadores, y de las suspensiones a las que iban fijados, los alerones fueron prohibidos desde el GP de Mónaco, aunque fueron introducidos de nuevo, con restricciones en tamaño y peso, y la obligación de fijarlos al chasis en lugar de a las suspensiones.

Durante la temporada también se produjo un breve resurgimiento de la tracción 4×4, sobre todo a causa del número de carreras que se corrieron en mojado la temporada anterior. Cuatro coches con tracción total participaron desde el GP de Gran Bretaña, aunque solamente Johnny Servoz-Gavin pudo puntuar con un coche 4×4, en Canadá. Ningún piloto quería pilotarlos, y Cosworth descubrió que sus coches se manejaban mejor transmitiendo cuanta más potencia a las ruedas traseras. Las ruedas anchas y el desarrollo del efecto suelo se probaron como herramientas más eficaces para conseguir mayor agarre, y el desarrollo de la tracción total fue abandonado por la totalidad de escuderías.

El 7 de septiembre de 1969 la Fórmula 1 desembarcaba en el templo de la velocidad, el campeonato estaba al rojo vivo, Stewart buscaba consolidarse en la punta para lograr su primer campeonato.

 

Fueron 15 los coches que se presentaron a Monza, con una curiosidad, sólo Pedro Rodríguez se presentaba con Ferrari. La última vez que los bólidos rojos corrieron juntos fue en el Gran Premio de Gran Bretaña del mismo año que arrojó como resultado un doble abandono de Rodríguez (problemas de motor) y Chris Amon (con problemas en la caja de cambios).

De los 15 autos que corrieron el Gran Premio de Italia, 7 lograron dar las 68 vueltas o 66 en su defecto (Pedro Rodríguez y Denny Hulme terminaron con 2 vueltas menos).

El final de ésta carrera es una de las más épicas que nos regaló la F1 en su historia, ver a cuatro coches pelear por la punta no se veo comúnmente los fines de semana de carrera.

 

Desde la curva del Serraglio pasando por la famosísima curva parabólica y hasta la recta de meta, Jackie Stewart (Matra – Ford), Jochen Rindt (Lotus – Ford), Jean Pierre Beltoise (Matra – Ford) y Bruce McLaren (McLaren – Ford) terminaron a una distancia mínima de un puñado de centímetros.

Jackie ganó la carrera con un tiempo de 1:39.11.2 segundos a tan sólo 0.08 segundos de Rindt, a 0.17 segundos de Beltoise y a 0.19 de McLaren.

Finalmente, el británico se alzaría con su primer título en el Gran Premio de México de 1969 acabando en cuarto lugar detrás de Hulme, Ickx y Brabham.

Hasta aquí la primera parte del especial 1000 carreras de Fórmula 1. Próximamente las emocionantes décadas de los años 70, 80 y 90.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s